IMG_1806.jpg

La curiosidad y la búsqueda de lo que seduce, de la estética y de la belleza ha sido una constante en la vida de Carmina Coscollar. Y le viene de lejos tanto en lo personal como en lo profesional, donde comenzó su carrera como directora de arte para ejercer actualmente la dirección creativa en una agencia de publicidad.

Una inspiración que llega a Carmina desde las civilizaciones clásicas, los referentes de la cultura pop o las tendencias de la moda o el diseño que aún no han aterrizado siquiera para pulir una vocación que guía su creatividad y sus manos: la joyería artesanal.

Piezas exclusivas, imperfectas, mindmade, creadas por la imaginación que rellena moldes de objetos únicos que brotan de la historia o emergen de anticuarios, de mercadillos o del zeitgeist del momento justo para transformarse en joyas que ella misma diseña y pule a mano.

Carmina mima cada joya con tanta ilusión y esmero que cada creación se convierte en única, en irrepetible. Ahora los sueños de Carmina se han hecho latón, se han hecho plata, se han hecho oro, se han hecho joya. Porque las cosas que deseas con amor siempre se hacen realidad.